miércoles, 10 de agosto de 2011

Flotando en el vacío

A veces el océano de la abundancia nos oprime, las riquezas nos ciegan, los problemas nos consumen y las personas nos ahogan. Debemos dejar de temer al vacío, a la nada, a la soledad y flotar de vez en cuando sobre ellos.


Deja un comentario

Publicar un comentario en la entrada